Un café muy divertido

11 de abril de 1912, Southampton

 

Después de un día en este gigante parece que el viaje promete ser interesante. Esta mañana he conocido a una mujer muy peculiar. Dorothy es una joven con un carácter muy fuerte que me resulta curiosamente divertido. Cuando entraba por la puerta del café he notado cómo me miraba... Por alguna extraña razón, cuando me he acercado a ella con mi sonrisa seductora, se ha dado despectivamente la vuelta mientras levantaba la ceja derecha, gesto que me ha resultado tremendamente cómico, más aún cuando ha vuelto a mirarme enfurecida al escuchar mi risa.

 

"No entiendo de qué se ríe un andrajoso engreído como usted" me ha dicho, a lo que he contestado irónicamente, "¡no logro entender cómo tras invitarme a su lado con la mirada me rechaza usted sin ni siquiera besarme!". "¿¡Besarle yo a usted!?". Tras una larga lista de insultos y con la cara enrojezida por la ira, ha salido del café como alma que lleva el diablo hacia la terraza. Verdaderamente, nunca he conocido una mujer tan fácilmente irritable. ¡Todavía me río al recordarlo!

 

Siguiente página >