Maleducado

10 de abril de 1912, Southampton

 

Por fin he llegado a mi camarote. Después de la mañana que he pasado de punta a punta del puerto a golpes con la muchedumbre, lo único que necesito es una taza de té. Estoy entusiasmado de poder emprender por fin este viaje que me llevará a triunfar en las más prestigiosas óperas de América. Me veo viajando con mi piano de un lado a otro del continente, aplaudido y reconocido, ¡mi fama llegará a los rincones más recónditos de la tierra!

 

Espero poder concentrarme en mi música durante la travesía, ya que el caballero que se encuentra en el camarote contiguo es un tanto extravagante y un poco maleducado. Mientras hacía cola para embarcar, el señorito Brown se ha avalanzado sobre mi sacándome de mis pensamientos bruscamente. Además ha tenido a bien reirse de mi persona tras un pequeño despiste con mi billete... En fin, espero que cuide sus modales al menos durante el tiempo que estemos juntos.

 

Siguiente página >