Intento fallido

13 de abril de 1912, Titanic

 

Anoche volví a encontrarme con el maleducado ese... Traté de hacerme la dura con él, pero tiene el don de sacarme de quicio y no pude evitar acabar dándole una bofetada por su insolencia. El sinvergüenza de él no ha hecho más que intentar flirtear conmigo, pero no sabe que conmigo no se juega.

 

No queria irme del baile por culpa de ese tal Owen Brown, por lo que me escondí tras una columna cerca del pianista. Poco a poco la música del piano fue tranquilizándome y embriagándome de calma y felicidad. El joven que lo tocaba tenía un don especial. Se le veía entristezido y cabizbajo, lo que desperto en mí un sentimiento extraño, una especie de ternura y de deseo... Estuve escuchándole a escondidas durante toda la noche y tuve la tentación de acercarme a él, pero en cuanto terminó el baile se marchó de allí sin hablar con nadie...

 

Siguiente página >