El loco de Harry

13 de abril de 1912, Titanic

 

¡Todavía no me puedo creer lo que pasó anoche! Me aburrí del baile enseguida y decidí irme a dormir a mi camarote. Mientras soñaba plácidamente gracias a los efectos de alcohol, unos gritos me despertaron sobresaltadamente. ¡Era Harry! Al principio no entendía nada... Me decía algo de un ángel en la cubierta o algo así. Cuando me enteré por fin de quién se trataba no pude evitar reír a carcajadas. Traté de explicarle que mi relación con ese "ángel" no era precisamente buena, pero no atendió a razones y se metió en su habitación dando un portazo. ¡No entiendo la manía que tiene la gente en este barco de enfadarse conmigo sin motivos y desaparecer sin más!

 

Siguiente página >