Camino a la fama

10 de abril de 1912, Southampton


Ya era hora de que llegasen mis maletas. Estos criados no tienen ni idea de lo caros que son estos vestidos. Además no puedo permitirme perder todas mis joyas antes de llegar a mi audición en América. América, la tierra de las oportunidades. Así será en mi caso también, seré la más grande de las grandes.

 

Pero de momento me toca disfrutar de este crucero por el Atlántico. Este barco sí que está a la altura de una estrella como yo. Todo está cuidado al detalle en mi camarote, el ramo de gardenias que pedí está sobre el tocador y no hay nadie que pueda perturbar mi sueño alrededor. Todo parece ser perfecto (exceptuando el detalle del equipaje, por supuesto).

 

Siguiente página >